La resistencia social de quien no cree o es indiferente al COVID-19, es el mayor reto a vencer para poder contener la propagación del virus en este municipio que presenta 48 casos confirmados, 35 activos y 3 fallecimientos.

«Tenemos cuatro meses para reeducar a la población, que adopten las medidas preventivas, se cuiden y cuiden a sus familiares de riesgo de esta enfermedad que es altamente contagiosa, simplemente con tallarse los ojos se puede infectar y desarrollar la enfermedad», destacó la titular de la Secretaría de Salud de Michoacán (SSM), Diana Carpio Ríos durante un encuentro con el personal del Centro de Salud con Servicios Ampliados.

Ahí, hizo un llamado a llevar la información hasta las colonias, con reuniones pequeñas de concientización que permita avanzar en que más personas utilicen cubrebocas, mantengan la sana distancia, no saluden de beso, mano o abrazo, se laven o desinfecten constantemente las manos y, sobretodo, no tocarse la cara.

Destacó que además del COVID-19, actualmente los casos de dengue pueden complicar los diagnósticos y atención en consecuencia; adicionalmente, en la temporada invernal, influenza será otro factor a atender desde los servicios de salud, afirmó Carpio Ríos.

Advertisements
error: Contenido Protegido