Se están muriendo mis amigos, hoy le tocó a Sabino apodado “El Tamal”, la noticia me entristeció e inmediatamente se soltaron las vivencias que compartí con él en nuestros años de juventud, era tartamudo pero curiosamente hablaba mucho.

Cuando íbamos a algún baile no paraba de contarme sus aventuras amorosas, me juraba y perjuraba que tenía como todos los granos de una mazorca de novias, por supuesto que no le creía porque nunca le conocí alguna, pero no lo contradecía, me gustaba escucharlo, la pasión le brotaba de los ojos cuando lo hacía, bien dice el dicho: “Cada loco con su tema” y el tema de Sabino era la fantasía de ser un Casanova, un Don Juan, ahora que ha muerto esperaría mirar a la mayoría de sus novias acompañarlo a su última morada.

Pero seguro que no habrá sepelio por lo de ese bicho maldito que llaman Coronavirus y que está matando a tanta gente, entonces sus novias tendrán que llorarle desde la ilusión de mi amigo, que les dio vida para defenderse de la discriminación que tanto golpeó su existencia.

Advertisements
error: Contenido Protegido