Leo Santa Cruz es uno de los grandes campeones mundiales que ha tenido México en los últimos diez años y es recordado por la tremenda pelea que tuvo frente a Abner Mares en 2015.

El boxeador nacido en Huetamo, Michoacán, habló con Gilbertico Mendoza, presidente de la Asociación Mundial de Boxeo, quien comentó que su padre conoció de grande el boxeo y se dijo que iba acompañar a sus hijos si querían ser boxeadores.

Le quise cumplir el sueño a mi papá de tener un campeón del mundo, expresó El Terremoto sobre lo que deseaba su padre cuando inició como entrenador.

Por otro lado, Leo comentó que vio entrenar al venezolano Edwin Valero quien hizo sparrings con sus dos hermanos, Roberto y José Armando Santa Cruz.

Mis hermanos decían que Valero era el sparring más fuerte y que cuando les pegaban sentía que era como una piedra que le pegaba, comentó el actual campeón súper pluma de la AMB y agregó que su padre le dijo que sus hermanos se rajaban cuando aparecía el boxeador de Venezuela.

Por otra parte, el mexicano comentó que le gustaría pelear frente a Vasyl Lomachenko, Oscar Valdez o Miguel Berchelet pero aclaró que en su mente está pelear en las 130 libras con Gervonta Davis.

Gervonta es un gran peleador. Tiene una gran pegada. Pero tiene problemas en dar el peso. Tiene el culito pesado, le gusta tomar y comer, no sé lo que hace. Un boxeador que es profesional tiene que tener disciplina, expresó Leo Santa Cruz sobre el boxeador estadounidense al referirse que siempre falla en la balanza.

Por último, el boxeador comentó que nunca imaginó llegar a pelear en el Staple Center de Los Angeles y que en la primera pelea contra Abner Mares estaba muy nervioso, pero pudo ganar gracias el gran apoyo de los fans.

Mi inspiración fue Julio César Chávez. Mi papá me enseñaba videos de él. Me decía mira cómo tirar ganchos al hígado, cómo mete presión, los golpes que tira, señaló Leo Santa Cruz al explicar quién fue su referente en el boxeo.

Advertisements
error: Contenido Protegido