Las campanadas de la vieja iglesia de Cútzeo despertaron a los pobladores de la tenencia en la alborada de este miércoles 11 de marzo, dando inicio la celebración del más antiguo evento espiritual y religioso de la región de que se tenga memoria, la fiesta de los «Tres Viernes”.

Este festejo del que según testimonios históricos, pudo haber empezado a mediados del siglo XVI con el arribo del fraile agustino Juan Bautista de Moya a estos contornos, entre otras cosas, surgirían también a la luz nombres de pueblos como Huetamo, Purechucho y el propio Cútzeo y más allá de sus contornos Turípecuaro, Pungarabato, Zirándaro, Cutzamala, Tlapehuala y Coyuca, entre otros puntos.

El arraigo de estas fiestas tradicionales de Cútzeo, por tal razón se mantienen incólumes en el gusto de esta comunidad, y entre otros detalles, las crónicas señalan que aquí se construyó una de las primeras capillas que surgieron bajo la austera mirada del fraile agustino Moya, quien a la vez, dueño de extraordinarios dones, logró convocar a la pacificación de pueblos enemistados por medio de la cruz y el evangelio, solo así dejaron atrás sus ancestrales problemas de tierras y aguas los entonces enemigos pueblos de Cútzeo y Santiago Conguripo, los primeros grandes guerreros expertos en combatir con honda y los otros reconocidos como grandes pescadores.

Cerca de cinco siglos después, aquel testimonio pacifista, lejos de pasar al olvido entre santiagueros y cutzeños, el suceso se convirtió en la más arraigada de las tradiciones de Tierra Caliente, y desde aquellos tiempos surgió una marcada influencia por las enseñanzas agustinas de las artesanías de productos de la región, pero también de la música y la cohetería de la que Cútzeo cobró sobrada fama, fue tan importante su crecimiento que la corona española eligió en los primeros siglos de su dominio al pueblo de Cútzeo como sede de gobierno y poderes, incluso hubo barrios con influencia negra y judía, pero un día el poder central se fue a Huetamo.

En la actualidad, Cútzeo es apenas una tenencia de Huetamo, pero es la más grande y poderosa, dado que cuenta con un río, presas, manantiales, un tecnológico, dos gasolineras y en fecha reciente alcanzó el reconocimiento de parroquia, cuenta con dos cementerios, sin embargo, su mayor patrimonio, es desde siempre, su gran fiesta tradicional de Los Tres Viernes, que se suma a los festejos de La Topada, con su alborada, la venta de frutas como el mamey y los coyoles, las danzas, la música de chirimías y tambores, la quema de pólvora, las tapadas de gallos, en fin, con el amanecer del miércoles revivió la fiesta y el jueves se encontrarán una vez más las hermandades cutzeñas y santiagueras, para regocijo de la población.

Advertisements
error: Contenido Protegido