Ante la emergencia sanitaria provocada por el COVID-19 (Coronavirus), el pasado jueves cerró sus puertas y hasta nuevo aviso el santuario del Cristo Negro de Carácuaro, a los cientos de feligreses y peregrinos que a diario lo visitan, lo anterior como medida para evitar la propagación del virus en el citado municipio.

Esta decisión fue tomada en conjunto por la Diócesis de Tacámbaro y la parroquia de Carácuaro, ante la constante visita de fieles de la región y de otros Estados, situación que pueden propagar la pandemia entre la población de la cabecera municipal principalmente.

En entrevista con el Padre Rogelio Domínguez, señaló que el cierre del santuario fue una decisión que tomó la Diócesis de Tacámbaro a solicitud de la Secretaría de Salud, que aunque en el santuario ya no se celebraban misas, se mantenía una afluencia importante de fieles de otros municipios y Estados que venían a venerar y rezar al Cristo Negro, por ello la decisión.

Representantes de diversos sectores y habitantes del municipio, la mayoría reconoció como acertada dicha medida, ya que sí había muchos visitantes y causaban un temor al no saber en qué estado de salud venían. Todos los entrevistados coincidieron que se vislumbran tiempos difíciles por la incertidumbre de la salud y ahora se resentirá aún más la precaria economía, ya que los peregrinos generan importante derrama económica para los habitantes de Carácuaro.

Advertisements
error: Contenido Protegido