La colocación de banderas para clasificar a cada uno de los municipios por su nivel de riesgo por COVID-19, forma parte de la Nueva Convivencia implementada por el gobierno estatal a partir del pasado 1 de junio.

De acuerdo a las autoridades estatales, dicho sistema permite tomar las medidas que requiere cada una de las localidades a partir de su incidencia de casos así como la reapertura de negocios y actividades no esenciales.

Esta estrategia tiene el objetivo que las medidas preventivas sean congruentes con el riesgo de contagio que hay en cada uno de los municipios para no afectar a la economía ni exponer a más gente al virus, y por lo el éxito de la medida, dependerá de que se haga caso a las recomendaciones no aumentar el número de contagios.

Asimismo, las banderas son ubicadas en puntos estratégicos con el propósito de que la población y visitantes conozcan el estatus en que se encuentra cada localidad así como los lineamientos que deben aplicarse para prevenir los contagios.

Igualmente en los municipios con bandera amarilla, las actividades comerciales continuarán con su apertura de manera gradual y respetando las medidas sanitarias para evitar la propagación del virus.

En tanto en los puntos establecidos, personal de la Policía Michoacán desarrolla labores de difusión para que la población conozca el significado dichas Banderas y emite recomendaciones en material impreso sobre medidas sanitarias.

De este modo y de acuerdo a la fase en la que se encuentre la pandemia, se instalarán también Banderas Verdes o Blancas: la primera informa que el riesgo del municipio es bajo, por lo que se ampliará la apertura de negocios y empresas, en tanto que en municipios con bandera blanca, el riesgo está controlado, estando sujeta a la evaluación permanente a través de registros de casos diarios en los módulos de enfermedades respiratorias.

Advertisements
error: Contenido Protegido