El Gobierno Federal no ha cumplido con su compromiso de elevar la calidad de vida de los mexicanos. De acuerdo con el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) este año 10 millones de personas caerán en pobreza por ingresos, ante este escenario, no basta con programas sociales improvisados y caprichosos que podrían ser utilizados como cuotas electorales.

A nombre del Grupo Parlamentario del PRD, el senador Juan Manuel Fócil Pérez, indicó que el Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi), una de las apuestas de la actual administración, dice no tener recursos para brindar atención médica y medicinas, pero sí para participar en la rifa del avión presidencial.

“Este Insabi que no tiene reglas, nos sorprende porque entre sus actividades también está comprar billetes para la rifa del avión presidencial, para lo cual sí tuvo dinero y destinó 500 millones de pesos en la compra de un millón de billetes de esa lotería, los cuales están repartiéndose, según se sabe, en los hospitales públicos. Todavía no atienden los problemas propios de la salud, para lo que fue creado el Insabi, porque les falta dinero y ahora compra billetes de lotería. ¡Que alguien nos explique qué está pasando!”, enfatizó.

Juan Manuel Fócil cuestionó que se utilicen los recursos públicos para comprar los boletos de la rifa y al final, el gobierno se quedará con el avión. “¿No es un insulto que se queden con un avión tan lujoso?, ¿qué clase de negocios están haciendo donde el gobierno, con el mismo dinero del pueblo está comprando los mismos boletos de la rifa del avión?, en verdad es algo increíble. La salud pública no es algo que deba tomarse a la ligera, no bastan sorteos o buenas intenciones, debemos ver resultados y a dos años no hay mejor atención a la salud, la política social de salud está reprobada”, dijo.

Como parte de la glosa del Segundo Informe de Gobierno del presidente la República, el senador Antonio García Conejo, precisó que de acuerdo con el Coneval el valor de la canasta alimentaria urbana, por persona al mes, pasó de mil 560 pesos, en 2019, a mil 661 pesos este año, es decir, se tuvo un incremento del 6.5%. Mientras que la canasta alimentaria rural fue de mil 105 pesos el año pasado a mil 192 pesos en 2020, es decir, un aumento del 7.8%.

“La crisis sanitaria y económica que vivimos ha puesto a los programas sociales del Gobierno de la República a prueba y en realidad los ha reprobado. (…) Estas cifras revelan que al día de hoy no se ha cumplido con la supuesta prioridad del Gobierno Federal en elevar la calidad de vida de la población, particularmente de los más desprotegidos y vulnerables”, afirmó.

Antonio García Conejo también hizo un llamado a que se haga una revisión integral de la política social, y a que se endurezcan las medidas de transparencia y rendición de cuentas de los programas sociales. “La solución no está en la entrega de recursos, está en crear y garantizar los medios para que los recursos se puedan generar, si hacemos las cosas de la misma manera que se han venido haciendo no obtendremos un resultado diferente”, concluyó.

Advertisements
error: Contenido Protegido