Ayuntamiento de Tiquicheo recuerda el 157 aniversario de la captura del Coronel Nicolás Romero en la tenencia de El Limón de Papatzindán

Este lunes como es tradición, la presidenta municipal de Tiquicheo Catalina Pérez Negrón Espinoza, en compañía del cuerpo de cabildo, personal del ayuntamiento, jefe de tenencia, comisariado ejidal, alumnos y maestros, conmemoraron el 157 aniversario de la captura del Coronel Nicolás Romero en la glorieta de la Tenencia de El Limón de Papatzindán.

En dicho lugar se llevó a cabo un acto cívico y colocación de una ofrenda floral en el monumento que se encuentra ubicado en la glorieta de la colonia La Pinzanera, en el acto la alcaldesa agradeció la participación de las autoridades locales, jefe de tenencia, comisariado ejidal y a los alumnos y maestros de los diferentes niveles educativos de El Limón y la participación de la banda de guerra de la Escuela Secundaria Técnica número 52 de Tiquicheo.

En acto, la edil comentó que por esta ocasión respetando los protocolos de salud, únicamente se realizó este acto cívico con la participación representativa de los diferentes niveles educativos y no como es costumbre de realizar la conmemoración con un gran desfile y la participación de todos los habitantes de la localidad.

Durante la reseña histórica del Coronel Nicolás Romero El León de las Montañas, fue que antes de ser militar, fue agricultor y trabajador textil. Se incorporó a la Guerra de Reforma en 1858, combatió en las fuerzas de Aureliano Rivera, al mando de su batallón del «Ejército Federal-Guerrilla Zaragoza-Escuadrón Romero», integrada por tres compañías: lanceros, carabineros y exploradores, con quienes combatió a los conservadores y franceses en las montañas de los estados de México, Michoacán y Guerrero.

Su reputación hizo que en la intervención francesa el gobierno lo llamara y le dio orden de levantar un escuadrón para realizar expediciones en los rumbos de Tlalnepantla, Cuautitlán, Jilotepec y Zumpango.

Así, Romero reunió inicialmente a 30 hombres, y tuvo su primer enfrentamiento en Cuautitlán cuando se vieron atacados por Patricio Granados al frente de 150 hombres, en donde Granados fue herido mortalmente por los hombres de Romero, que obedecieron a su estrategia y liderazgo, y en donde dio muestra de sus brillantes cualidades que más tarde harían de Romero el arquetipo del guerrillero mexicano. Participó en la Batalla de Puebla, ayudando a la victoria sobre el ejército al mando del Conde de Lorencez.

En uno de sus tantos ataques a tropas y convoy franceses, comenzaron a usar camisas rojas y desde entonces se les dio la denominación popular de los Colorados de Romero. Su grupo guerrillero de resistencia al ejército galo operó en los estados de México, Michoacán y Guerrero, bajo el mando de Vicente Riva Palacio. Por su valentía y arrojo, lo llamaron El León de las Montañas, Arquetipo de los Chinacos, Azote de los Franceses, El Guerrillero de la Reforma y El Héroe de Tierra Caliente, y se convirtió en uno de los enemigos más poderosos de Maximiliano de Habsburgo.

En 1865, fue emboscado en la cañada de El Limón Papatzindán por el Ejército Francés y, luego de un Juicio Sumario, fue fusilado el 18 de marzo de 1865 en la Plaza de Mixcalco de la Ciudad de México, en unión de sus compañeros, el comandante Higinio Álvarez, el alférez Encarnación Rojas y el mariscal Roque Flores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Contenido Protegido